Obstáculos en el camino

No sé si esperaba encontrarme con problemas tan pronto, pero ahí están. Los problemas. Mirándome.

Necesito añadir un capítulo que no estaba en el primer borrador de Dioses muertos. Lo malo de escribir durante el Nanowrimo es que vas tan a saco que no te paras a pensar en lo que necesita verdaderamente la historia, sólo quieres sacarla de tu cabeza. Pero te pones a revisar y aparecen huecos. No hay problema, añado otro capítulo.

PERO para que ese capítulo tenga sentido tengo que hacer unas correcciones en el texto ya publicado.

Y por supuesto aún no he tenido tiempo de hacerlas.

Y tampoco he terminado de escribir el capítulo nuevo.

Y tengo que escribir un informe de lectura para lo antes posible.

¿Y he mencionado que es lunes y que se supone que tengo que tener todo eso hecho para el miércoles?

Mi Pinterest me echa de menos. He dejado de jugar a Castleville. Y aún así voy pillada de tiempo. Pero estoy disfrutando el proceso y los comentarios que estoy recibiendo me están siendo de mucha ayuda. Así que lo haré, o moriré en el intento. El miércoles habrá capítulo nuevo. Porque sé que si me salto una semana porque “no pasa nada”, estoy sentando un precedente peligroso en mi productividad.

(¿Y qué haces aquí escribiendo esto si te quejas de que no tienes tiempo, os preguntareis muchos de vosotros? Pues tenéis toda la razón)

Deja un comentario