Once upon a dream. Dioses muertos – Capítulo tres

Una de las preguntas qué más odio en entrevistas a escritores es “¿De dónde sacas las ideas?”. Tal vez sea una manía estúpida, pero me parece algo tan evidente que no vale la pena responder. No hay un pozo mágico en el que te pones a pescar y sacas una idea para tu nueva novela. O sí lo hay. Se llama mente.

Pero hay que reconocer que en ocasiones, en vez de pasar horas y horas buceando entre las vivencias, influencias, gustos y posibilidades que hay en nuestro cerebro, es posible encontrar un atajo. O de alguna manera, tu cerebro hace todo el trabajo sin que tu te des cuenta. Mientras duermes, por ejemplo. Y de repente te despiertas y has tenido un sueño que TIENES QUE ESCRIBIR.

¿Notáis las mayúsculas? No están ahí por casualidad.

Es lo que me pasó a mí con Dioses muertos. El germen de la novela fue un sueño, una escena que es la que cierra el capítulo que vais a leer a continuación. A partir de ahí desarrollé la historia usando mis obsesiones, que ya iréis viendo que son bastante reconocibles.

Sin más dilación, aquí os dejo con el nuevo y flamante Capítulo 3 – El Ritual.

Y para los nuevos. ¡Hola! Si no sabéis de qué va esto, echaos un paseíto por el índice de Dioses muertos.

 

Deja un comentario