Category Archives: Dioses muertos

Dioses Muertos, Capítulo 20 – La tribu de los Dioses Gemelos

photo-1443890923422-7819ed4101c0Las dos semanas de viaje de Heda y sus compañeros se convirtieron en tres. la lluvia torrencial les tuvo atrapados durante dos días en una cueva a la que habían accedido tras una complicada escalada y donde habían decidido ocultarse para pasar la noche después de encontrarse con una caravana de comerciantes. El conductor de la cravana les había mirado de manera sospechosa y Heda había afirmado que si pasaban la noche ocultos se ahorrarían posibles problemas, entre ellos despertar con un cuchillo en el cuello o un pequeño ejército de Hijos apuntándoles con sus armas.

-Los Hijos nos estarán buscando, estoy segura. No creo que nadie se haya tragado el cuento de Lander y cuando mi tío se de cuenta de que es incapaz de ver a Jarren, enviará a alguien en nuestra búsqueda.

-O tal vez venga él mismo – dijo Harad, mientras en el exterior la lluvia caía torrencialmente y en el interior se asaban los últimos y escasos pedazos de conejo que les quedaban en la bolsa de provisiones – y nos destruya con su mirada ardiente.

-Mi tío es demasiado teatral para eso. Si nos mata, será delante de una audiencia, creedme.

Pese a que su falta de tatuaje y la de Harad les protegían de las miradas de los dioses y el saquito de Norah hacía lo mismo con Jarren, evitaban pronunciar los nombres de los dioses. Nunca se estaba demasiado seguro de que no había oídos extraños escuchando.

Después de los dos días de lluvias el terreno estaba tan enfangado que avanzar se convirtió en una pesadilla. Tuvieron que dar un enorme rodeo ya que uno de los ríos que atravesaban la zona se había desbordado y estuvieron a punto de perder algunas de sus bolsas de provisiones cuando, caminando a través de una zona pantanosa en la que no veían donde pisaban, Jarren se sumergió en un pozo en el que estuvo a punto de ahogarse.

Por suerte Harad reaccionó con rapidez y se lanzó tras el Oráculo sin dudarlo un segundo. Heda observó las turbias aguas durante unos segundos que se hicieron eternos, dudando sobre si debía ir tras ellos e intentar ayudarles o si sería mejor esperar y mantener las fuerzas para ayudarles a salir del pozo cuando volvieran a la superficie.

La segunda opción resultó ser la correcta, ya que cuando Harad salió de debajo del agua dando bocanadas de aire con desesperación, su cabello rubio lleno de fango y vegetación muerta fue incapaz de salir del profundo agujero donde se había metido ya que llevaba el cuerpo inmóvil de Jarren entre los brazos. Heda tiró de los dos hombres hasta devolverles a tierra firme y tras un par de golpes en el pecho Jarren escupió varias bocanadas de agua sucia, recuperando la consciencia. Los tres pasaron un buen rato sentados en las pantanosas aguas, exhaustos, hasta que recuperaron las fuerzas suficientes para seguir con su viaje.

Cuando llegaron lo suficientemente cerca de la montaña como para verla en su totalidad, con las ropas húmedas, las provisiones menguadas y el frío del cercano invierno calándoseles en los huesos, ésta les pareció un obstáculo inasumible.

-Pero nuestra meta está allí, – dijo Heda, señalando hacia la cima cuando Jarren comentó que no creía que fuera capaz de seguir mucho más – mi hermano está allí, en esa Montaña.

Continue reading

Tagged , , , , ,

DIOSES MUERTOS, CAPÍTULO 19 – AYUDA INESPERADA

19

A la mañana siguiente, Norah se había marchado.

– Ya sé que había dicho que iba a seguir su camino – dijo Harad cuando Jarren les informó de la súbita desaparición de la joven Oráculo – pero no pensé que fuera a cumplir su promesa con tanta rapidez.

– Debía tener mucha prisa para haberse marchado así, sin avisar a nadie – añadió Heda, cautelosa.

Desde el primer momento la presencia de Norah había sido extremadamente sospechosa y la muchacha parecía saber mucho más de lo que estaba dispuesta a admitir. A Heda le hubiera gustado haber podido hablar más con ella, sacarle información no sobre sus palabras sino sobre sus silencios, que habían sido más elocuentes a la hora de revelar sus verdaderas intenciones.

– Espero que no le pase nada, los caminos no son seguros para una joven sola – dijo Jarren, mientras sujetaba un saquito de hierbas aromáticas que llevaba al cuello. Heda no se lo había visto con anterioridad y cuando Jarren se dio cuenta de que ella se había fijado en el colgante, lo levantó para que lo viera – son hierbas medicinales. Norah me dijo que no me lo quitara, que sus esencias me ayudarían a sanarme.

Heda asintió pero no compartió sus dudas con sus compañeros. Si Norah ocultaba algo, lo más probable es que fuera algo en lo que también estaba involucrada la dama Orrena y Heda no tenía claro si quería destapar aquel pozo de secretos todavía.

– Si estás lo suficientemente recuperado, deberíamos iniciar el viaje ya. El lugar a dónde nos dirigimos está lejos y no es un viaje sencillo, pero es importante que lleguemos allí lo antes posible.

-¿Dónde es allí, si se puede preguntar? – inquirió Jarren. Heda sonrió y de sus labios se escapó un resoplido mezclado con una breve risa.

-Aunque no se pudiera tú preguntarías igual, Jarren. Prefiero no decíroslo aquí. Las paredes tienen oídos.

Continue reading

Tagged , , , , , ,

Dioses Muertos, Capítulo 18 – El himno de Lumae

Durante las siguientes semanas, Dira aprendió muchas cosas en el Monasterio de las Madres Bendecidas. Aprendió que no se le daba bien coser, cocinar ni la jardinería. Aprendió que olores que antes le resultaban agradables ahora le hacían sentir náuseas y que apenas podía retener ningún tipo de alimento en su estómago. Aprendió que su habilidad más preciada, su voz, no tenía ningún tipo de valor en aquel lugar en el que el Silencio y la obediencia eran lo más importantes.

 -Me voy a volver loca – le dijo una noche a Teahn, mientras la joven pelirroja se peinaba la larga cabellera. Dira, acurrucada en su cama, se sentía pequeña y miserable al lado de su amiga. A Teahn el embarazo le había sentado de maravilla: su piel brillaba, su pelo estaba más sano y fuerte y no tenía problemas para comer lo que le apeteciera. – No sirvo para nada en este lugar, y voy a tener que pasarme el resto de mi vida encerrada entre estas cuatro paredes.

 Lo cierto es que pese a sus temores iniciales, no le había resultado tan difícil acostumbrarse a la vida en el exterior. Ella y Teahn solían pasar largos ratos en el huerto del Monasterio, o en los pequeños jardines y patios amurallados que salpicaban el perímetro exterior del edificio. La piel pálida de Dira, poco acostumbrada a vivir bajo la luz del sol, estaba comenzando a tomar algo de color bajo el tenue sol del invierno.

 Pero aquellos momentos no conseguían borrar la sensación de que Dira no servía para nada. La Madre Superiora siempre tenía una expresión de fastidio en el rostro cuando le intentaba enseñar la forma correcta de hacer las cosas. Llegó un momento en que Dira dejó de escuchar y la Madre Superiora dejó de intentar enseñarle.

 -Las cosas cambiarán cuando tu Hijo haya nacido – le dijo un día la mujer – A muchas mujeres se les sube el embarazo a la cabeza y no son capaces de aprender cosas nuevas.

 Dira no odiaba a la Madre Superiora. Tampoco le caía bien, pero no la odiaba.

 Una mañana, mientras ella y Teahn mordisqueaban algunas frutas de invierno bajo el sol, una de las Madres Bendecidas más jóvenes se acercó a ellas.

 -Una de las mujeres del pueblo está a punto de dar a luz y ha solicitado una comadrona – les dijo cuando llegó junto a ellas – la Madre Superiora quiere que vengáis conmigo para que veáis como es un parto.

Sigue leyendo en Wattpad…

Tagged , , , , ,

Concurso 2000 lecturas

¡Hoy entrada doble! No os quejaréis de que no os cuido.

Actualmente en Dioses Muertos hay 1934 lecturas. Este número cambiará en breve y me dejará mal, pero a día 25 de octubre, 08:44 de la mañana que es cuando estoy escribiendo esto, es completamente cierto.

No es un número muy bonito. ¿No os parece? Es mucho más bonito el número 2000.

Pues bien, para celebrar que casi estamos llegando a ese número, voy a organizar un concurso. Cuando Dioses Muertos llegue a 2000 lecturas organizaré un sorteo entre los lectores del blog y de Wattpad que respondan a una sencilla pregunta, en el que habrá tres afortunados que recibirán:

– Un ejemplar físico de la novela cuando esté terminada, firmado y dedicado.

– Un personaje de la novela nombrado en su honor.

¡Animaos! Avisad a vuestros amigos y conocidos y decidles que lean los dieciséis capítulos que hay ya publicados para poder llegar al número mágico y poner en marcha el sorteo. ¡Será divertido, y tendréis la oportunidad de aparecer en la historia!

 

Tagged , , ,

Punto de inflexión

Tengo un dilema.

Por un lado me encanta ponerme fechas de entrega para la novela porque eso me obliga a cumplir cada semana y me hace escribir más de lo que había escrito en años (exceptuando los meses del NaNoWriMo)

Por otro lado creo que la novela se está comenzando a resentir de este tipo de publicación y la falta de feedback me frustra un poco.

Y si le añadimos que estoy teniendo una enorme cantidad de trabajo y que el niño cuando está despierto reclama completamente mi atención, no estoy teniendo demasiadas ocasiones ni ánimos para sacar tiempo para escribir. Me compré el Skyrim hace un mes y no lo he tocado, para que veáis que no es que esté perdiendo el tiempo de manera inútil.

Había pensado usar el NaNoWriMo para intentar terminar la novela. Es rebelarse completamente pero otros lo han hecho y les ha salido bien. Pero ahora creo que tengo fatiga del escritor y me apetece escribir algo nuevo.

Mañana toca publicar y el capítulo que debería salir a la luz no estaba en el primer borrador. No lo tengo escrito aún. Y no me va a dar tiempo porque tengo que entregar trabajos urgentes esta semana.

Mañana no habrá capítulo. Es la primera vez que fallo desde que me propuse publicar semanalmente.

Me siento fracasada y a la vez algo aliviada por haber tomado la decisión. No hay presión extra en mi día a día.

No sé si esto significa que voy a dejar completamente de lado Dioses muertos. Espero que no porque quiero terminarla, pero estoy un poco cansada. Creo que me irá bien hacer un parón. Y aún no he decidido lo del NaNoWriMo. Creo que planearé ambas opciones y decidiré en el último momento. Como siempre.

Nuevo capítulo y llamada a las tropas

Lo primero es lo primero, el capítulo de la semana pasada y el de hoy:

Capítulo 11 – Sombras en el bosque

Capítulo 12 – El Gran Templo

Para todos aquellos que os vais de vacaciones y queréis leer los primeros trece capítulos de golpe, estoy preparando un PDF con las correcciones que mis lectores más fieles me han ido haciendo. Lo publicaré aquí la semana que viene.

Y ahora noticias: en Agosto planeo tomarme vacaciones de publicar, que no de escribir. Mi idea es ir avanzando algunos capítulos más, para no tener que ir semana a semana con el tiempo al cuello entre trabajo, informes, niño y vida diaria. Así que ya que quiero tener unos cuantos capítulos escritos con antelación, me gustaría publicarlos ya más refinados, con alguna revisión extra.

Resumiendo, que necesito betas.

Un beta reader es un lector que ayuda al autor a corregir fallos de concordancia, expresiones que se han vuelto locas o incluso faltas ortográficas rebeldes (no me odiéis, hace cinco años que leo casi exclusivamente en inglés debido a mi trabajo y eso se nota mucho en algunas expresiones). Así que aquellos que queráis ser mis betas, avisadme por aquí, por mail si lo tenéis, por Twitter o por Facebook. ¡Será divertido!

 

Enredando

Se ve que estoy anticuada, el otro día me dijeron “la gente ya no comenta en los blogs” y por lo que veo, es cierto. Así que me puse a enredar e hice una página de Facebook para la novela.

La podéis visitar aquí

Espero que allí me dejéis vuestras opiniones y comentarios sobre los capítulos que voy subiendo. ¡Recordad que mañana miércoles publicaré un nuevo episodio!

En capítulos anteriores

¡Ya pasamos de las 800 lecturas de mi novela! No sabéis la ilusión que me hace tener lectores a los que les interesa lo que escribo.

Como ya he dicho en mi Twitter, si para el viernes 12 de julio llegamos a las 1000 lecturas, dejaré una sorpresita aquí en el blog. Y si tenéis peticiones, no seáis tímidos y comentadlas aquí o en Twitter con la etiqueta #diosesmuertos.

Esto es lo que ha ocurrido en Dioses Muertos en el último mes:

Interludio – Creación

Capítulo 6 – La Ira de Omat

Capítulo 7 – Caída

Capítulo 8 – Dira

Capítulo 9 – Peregrinos

Capítulo 10 – Un Rey en Las Cuevas

Haciendo trampa

Mañana toca publicar.

Lo pienso y me da la risa nerviosa. Jajajajaja ja. Al hacer cambios en el capitulo anterior, toda esta parte de la novela necesita trabajo intensivo. Y esta semana he tenido bastante trabajo del que me da dinero y un poco de vida social, además de que ha sido la Boda Roja y he tenido invitados.

Así que voy a hacer trampas.

Mañana publicaré en Dioses muertos. Pero no publicaré un capítulo, si no una especie de interludio donde explicaré el mito de creación del mundo en el que viven mis personajes.

¿Mito de creación, dices? ¿Y eso?

Los mitos de creación molan. Cuando yo tenía trece años me leí el Silmarillion. Ya había leído el Señor y el Hobbit y me habían gustado, pero el Silmarillion me flipó. Me alucinó. Me dejó hecha polvo durante semanas. Me pasé todo el instituto creando mundos a lápiz en hojas cuadriculadas dobladas en cuartos. ¿Por qué en cuartos? Imagino que porque así sería más fácil camuflarlas sobre la hoja de los apuntes y fingir que estaba atendiendo en clase cuando en realidad estaba viajando muy muy lejos. Inventé países, personajes, árboles genealógicos, mapas, guerras, ciudades. Algunos de esos nombres los sigo usando hoy en día.

De hecho estoy pensando que no sería mala idea añadir un interludio explicativo cada cinco capítulos. No sé. Tengo que decidirlo.

Así que eso es lo que hay. Mito de creación. Mañana.

¡Retcon 1! Dioses muertos – Capítulo 5

Pues ya está. Pensé que no sería capaz. Pensé que no llegaría a tiempo. Pero lo he conseguido. Un miércoles más, un nuevo capítulo de Dioses muertos.

Me está costando entrar en materia, o al menos esa es la impresión que me da, pero ahora necesito contar lo que estoy contando para ordenar mi mente. Os gustará saber que estos capítulos me están ayudando a definir mucho mejor las subtramas que en el primer borrador sólo estaban apuntadas y apenas desarrolladas.

He hecho cambios en los capítulos anteriores, pequeños detalles para corregir la continuidad del texto y  las descripciones del lugar donde está la protagonista. Si os apetece, revisadlo, pero no creo que haya problemas en comprender perfectamente la historia si os da pereza volver atrás.

Espero que estéis disfrutando la lectura de la novela tanto como yo estoy disfrutando el escribirla. Así que basta ya de sermones y dadle al enlace de abajo para leer el nuevo capítulo.

Capítulo 5 – Cargas